Alguna vez has conocido a una persona que siempre reacciona rápido y esta alerta a todas las cosas, sí, ya sabes, al estilo de un ninja que siempre está preparado para reaccionar, para atacar, proteger, desaparecer y todas esas cosas que hace un ninja. Aunque sería bueno aclarar que no conozco a ningún ninja, pero dados los intensos estudios que tengo en el tema, muchos libros y documentales al respecto, ay, a quien quiero engañar, televisión y cine son la escuela que tengo acerca de estas legendarias figuras del oriente, los ninja. Pero se mucho, bueno he visto muchas movies.

Supongo que la imaginación de muchos de nosotros se quedó atrapada con sus giros, sus saltos, sus golpes, su letalidad y por supuesto por lo rápidos que son para reaccionar, ya saben, reflejos ninja en pocas palabras.

Bien, siempre he querido ser tan honorable y letal como un samurái y tan rápida para reaccionar así como lo letal de un ninja; pero nunca lo he logrado, soy tan lenta y nada letal, que podría ser parte del movimiento hippie, pero eso no evita que sueñe y me imagine soñando despierta manejando una katana o saltando y atacando como un ninja experto.

Algo así como Yes y sus ataques ninja.

Imagina esto, vas a la cocina por un pequeño refrigerio y VAM, de la nada salgo volando con un grito ninja para robarte tu aperitivo, mmmmmm, creo que no debería usar mi súper poder ninja para robarle comida a mis amigos, mejor lo usare para trolearlos.
Ahora imagina que es tarde por la noche y te diriges al baño y VAM, justo cuando prendes la luz salgo volando para matarte del susto, mientras me cago de la risa, mmmmmm, creo que no debería usar mis súper poderes ninja para el mal.

Aunque para trolear personas no los necesito, digo ya robó comida y asusto a personas pero en slow motion, así nadie se asusta, pero lo intento.

Por eso siempre he querido ser rápida y tener reflejos de ninja, porque yo soy muy lenta en reaccionar, al estilo Homero Simpsons, no es gracioso para mí, pero creo que los demás lo disfrutan. Ves sigo sin captarlo todavía.

sigues aqui homero - copia

Supongo que esa fascinación con los ninjas, o la mía pues.

Espero no ser la única, mmmmm, yo creo que no, más bien se me hace que somos varios que estamos embobados con los ninjas y sus rápidas maneras de reaccionar.

Con ganas de ir a Oriente a tomar unas clases exprés para tener reflejos ninja, por lo menos.
Ya sé que algunos estamos cerrados por completo a las artes marciales, a saltar muy alto, hacer splits o camuflajearnos para ser invisibles. Lo sé, esas no están en mis habilidades, pero por lo menos podría tomar el curso introductorio o el tronco común de ninjas, samuráis y demás guerreros orientales para aprender sobre el honor, el valor y por supuesto para aprender a reaccionar rápido, útil para caídas y contestar sarcasmos. Con eso me conformo.

Lamentablemente yo soy de esas personas que siempre reacciona lento, pero lento es poco. Como que mi cerebro es un modelo prehistórico de computador, onda pentium 2, porque a veces tarda mucho en procesar y entender una acción, como que se queda pensando hasta que lo entiende.

Así me pasa cuando alguien me arroja algo, cuando tengo accidentes, cuando me lanzan burlas o esas cosas. Lamentablemente mi cerebro se queda pasmado pensando y lo peor es cuando una respuesta genial se me ocurre pasa 5 minutos después, así pa que la quiero, nada más voy a hacer el ridículo por reaccionar lento.

Por eso siempre he querido reflejos ninja, pero principalmente para mis aparatosas y extrañas caídas en las que salgo volando como si un ninja invisible me hubiera aventado.

Tal vez esa sea la razón.

Pero ayer fue diferente y por primera vez, mmmmmm, no, espera, tengo un registro mental de varios accidentes atrás en los que he tenido reflejos ninja, varias veces he cachado el celular, cosa nunca antes vista y he tenido varios accidentes en los que mis reflejos ninja me han salvado de matarme.

Como la vez que estaba en lo más alto de las escaleras del transborde de Mixcoac, cargando mi cafetera nueva extremadamente estorbosa, cuando la asa salió volando, la cafetera casi cae rodando y casi me voy de espaldas rodando por esas inmensas escaleras, pero reaccione rápido, como un ninja. Y el más reciente fue ayer, que iba en la lela, pensando en la inmortalidad del cangrejo justo cuando unos escalones, otra vez malditos escalones, casi salgo volando al precipicio cuando algo extraño sucedió, mis reflejos ninja hicieron que estirara un brazo y me tomara del poste y un giro acrobático me salvo de irme de boca, salve la vida calculando la distancia y el lugar entre el poste que estaba atrás.

Y cuando pienso en retrospectiva, no lo entiendo, no entiendo que paso, fue algo muy ninja o como una escena de Bourne; es más, mi cálculo de espacio y percepción de las cosas es malísima o eso creía, porque justo en mi accidente yo sabía dónde estaba todo.

Asumo que entonces soy la reencarnación de un ninja, o tengo ninja protegiéndome, eso o un ángel guardián que me cuida de todas mi pendejadas.

Otras notas relacionadas

¿QUE SE BUSCA EN UNA PAREJA?
COMO CARAJOS SABEN QUE ESTOY CONECTADA
UNA PROPUESTA INDECOROSA
EL DÍA DE HOY EL TEMA ES EL HONOR

2 COMMENTS

Leave a Reply