Porque estamos gordos

0

Si existe una época del año, en la que es políticamente correcto estar pasadito de peso, y ganar peso extra, es obviamente en Navidad, y es que con tantas fiestas, celebraciones y gustos culposos cuando se habla de comida, creo que todos aceptamos desde noviembre el hecho de que aumentaremos en solo dos meses entre 4 y 6 kilos, y eso es tan normal, que ya todos se hicieron a la idea de que eso es lo que pasará.

Pero, el que sea aceptado, no lo hace correcto y, de hecho, mucho del peso extra que tenemos, esos 10 kilos que nos separan de nuestro peso ideal, conforme pasa el tiempo y los años se acumulan y nos llevan al sobrepeso, pero normalmente culpamos de forma genérica a las fiestas navideñas, a la comida chatarra, a los refrescos, a las bebidas azucaradas, cuando de hecho, estamos gordos por elección, por nuestros hábitos alimenticios y nuestro estilo de vida sedentario, porque preferimos ver la tele o consultar redes sociales en el sillón antes que hacer ejercicio, porque preferimos las escaleras eléctricas o el elevador antes que subir escaleras, porque preferimos el auto antes que caminar y porque culpamos a la comida de nuestro sobrepeso.
Creo yo, que cuando culpamos a los refrescos o a la comida chatarra de la obesidad, de forma general y genérica, estamos evadiendo un problema real, y no se trata de satanizar ciertos alimentos, se trata de comer bien, se trata de comer inteligentemente, se trata de tener un estilo de vida saludable y sustentable que te permita vivir y disfrutar todas esas comidas ricas que te hacen feliz, porque lo sé por experiencia, vivir de ensaladas y lechugas, a la larga es algo que cuesta mucho.

Y es que el problema son los extremos, comer en exceso o dejar de comer todo viviendo en una dieta perpetua o pensar que ciertos alimentos son malos para la salud, y es que si dejáramos de comer las cosa que nos hacen daño eliminaríamos de nuestra dieta los lácteos y quesos porque causan cáncer, dejaríamos la carne porque no es sustentable con el ambiente, y de hecho, también hay quien relaciona el cáncer con el consumo de carne roja, también dejaríamos los pescados porque tienen exceso de plomo, las carnes blancas por exceso de hormonas, las harinas por el gluten, los vegetales por las nuevas modificaciones con vegetales transgénicos y pesticidas, en fin, simplemente dejaríamos de comer.

Creo yo, que, para estar sanos, para encontrar un peso ideal y vivir bien y en sintonía, se trata de comer moderadamente, de elegir de forma consciente los alimentos que consumimos sin privarnos de nada, se trata de mantenernos en movimiento y hacer ejercicio, de esa manera puedes vivir bien y con calidad de vida y esto lo digo, porque estar flaco no significa estar sano y estar a dieta siempre no significa vivir, de hecho, yo, viví la década de mis veintes en dieta continua y es algo que a la larga ya me pesa mucho y pensar en dietas, ensaladas o dejar de comer las comidas que me gustan, me causa mucho estrés.

Creo que la respuesta al porque estamos gordos es más compleja que solo culpar a la comida chatarra, pero es más simple de lo que nos gustaría aceptar y todo es relativo a pensar en nuestras comidas y nuestra actividad física.

Que, de hecho, un tiempo en la vida, decidí que para comer todo lo que yo quería debía hacer muchísimo ejercicio, que por un tiempo funciono y podía comerme en un solo día hamburguesa, pizza y tacos, pero con el paso del tiempo, mi cuerpo me recordó que no se puede de forma continua hacer muchísimo ejercicio solo para comer mucho, el cuerpo se desgasta y se cansa así que tienes que bajar al ritmo del ejercicio, pero tu hambre sigue siendo feroz.

Así que tampoco es la solución para comer 10 mil calorías, hacer ejercicio como Michael Phelps, no, solo se trata de hacer ejercicio y comer bien entre semana, para darte tus placeres culposos de vez en cuando.

Pero como comemos mal de lunes a domingo, todo el mes, todo el año y no hacemos ejercicio, esa es la verdadera razón por la cual estamos gordos, porque el consumo calórico promedio al día, de un mexicano, está en las 3 mil calorías diarias, cuando debería ser entre 1,500 y 1,800 dependiendo del sexo y la actividad física.

Esa es la razón por la cual estamos gordos, porque entran más calorías de las que se consumen, porque en la mañana nos desayunamos un jugo, un tamal, y un chocolate caliente y después nos comemos unas papas, en la comida una hamburguesa con su refresco y papas, después en la tarde unas galletas y en la noche nos cenamos una tortita de jamón con un licuado y todo el día nos mantuvimos sentados.

Por eso estamos gordos, porque comemos mal y no hacemos ejercicio, porque usamos el auto y los elevadores antes que usar nuestras piernas. Ah, pero eso sí, todos culpan a los refrescos y la comida chatarra de la obesidad, cuando de hecho, son muchas cosas.

Además, ahora para seguir el ritmo actual de las sociedades modernas, de hecho, puedes tomarte tu Coca en versiones sin azúcar y, de hecho, ya hay presentaciones pequeñas pensadas para aquellas personas, que con ciertas comidas quieren disfrutar de su sabor.

Digo, yo no me imagino eliminar de mi vida las hamburguesas o los tacos y menos me imagino comerme esas comidas culposas sin mi Coca, si bien podría tomar agua, no es lo mismo.

En vez de buscar culpables externos, hay que aceptar nuestra culpa en esto de la gordura y estamos gordos porque queremos y no hacemos nada para cambiarlo, no es la comida, no me engorda la Coca, no me engordan unas papas, no me engordan unos tacos, no me engordan unas galletas o un pastel, engorda que coma sin moderación y en un día elija comerme todas esas cosas.

Leave a Reply