A veces es miedo, a veces te resulta tan imposible que muy seguramente optas por regresar a tu cuadro de confort, en donde sabes quién eres, que deseas y de alguna manera estas bien contigo mismo y como son las cosas.

Pero bien, no está mal estar solo por gusto, por convicción y por decisión mientras esperas a la persona correcta para ti, de hecho yo creo que eso es lo mejor, ser selectivo mientras esperas a la persona que encaje con tu idiosincrasia, tu personalidad, tus valores, tu humor y principalmente contigo; no sé trata de agarrar cualquier cosa para evitar estar sola o solo, se trata de encontrar a alguien que te complemente y te haga feliz.

Entonces surge una patología extraña, después de mucho tiempo solo, te da miedo comenzar algo nuevo, conocer a nuevas personas, relacionarte de manera sentimental con alguien; ¿por qué?, pues tienes mucho tiempo sin hacerlo o inclusive tus experiencias previas hayan sido tan malas que te curo de espantos y decidiste probar con abstinencia sexual, mental y emocional. No te crítico, yo lo hice por mucho tiempo eso de evitar, postergar o tenerle miedo a comenzar una relación cuando te han lastimado tanto es normal, pero lo que es muy anormal es negarte la posibilidad de ser feliz por este miedo.

¿Por qué no te atreves a empezar una relación?
Permitir que tus miedos controlen tu vida está mal, acaso dejarías de volar para conocer el mundo porque te dan miedo las alturas, morir o lo desconocido, mmmmmm, claro que no. Parte importante de vivir es afrontar tus miedos, erguir el pecho, levantar la cara y afrontar todas aquellas cosas que te dan pánico, porque te guste o no somos seres sociales hechos para hacernos compañía, genéticamente un hombre o una mujer buscara su complemento, es genético eso de perpetuar la especie y porque no hacerlo con alguien que vale la pena, mmmmm, ah ya sé, porque te da miedo y tanto que evitarías por cualquier motivo comenzar algo con alguien.

Lo que muchas veces todos pasamos por alto, es que la persona que vale la pena vendrá a decirnos aquí estoy, claro, como estamos en ataque de pánico, saldremos corriendo porque alguien está planteándonos algo que nos aterra y simplemente la mejor forma de lidiar con ese miedo es correr o alejar a esa persona, pero como vale la pena va a volver a intentarlo y va a decir, aquí estoy, pero obvio seguimos en pánico y volvemos a alejar insistentemente a esa persona, pero como vale la pena y es de las pocas personas capaces de hacernos feliz nuevamente va a insistir PERO TEN CUIDADO porque si bien es una persona que vale la pena, es inteligente y no va a insistir una cuarta, y todo aquello bonito que pudiste tener se perdió por miedo a ser feliz, no sé porque pero la gente prefiere ser infeliz.

Digo, tampoco se trata de sufrir de amor pero si no eres lo suficientemente inteligente para darte cuenta de las oportunidades que te da la vida, luego no te quejes. Si te dijera la cantidad de veces que me han dicho que no, seguro sentirías feo, pero arriesgarme buscando un sí no tiene precio, eso de vivir pensando que hubiera pasado si hubiera dicho algo, es atormentante, cuando te dicen que no sufres un rato, pero cuando te quedas preguntándote la respuesta sufres eternamente.

Leave a Reply