Hay personas que no saben contar una historia

0

Parece que es algo muy fácil, y solo se trata de juntar palabras de forma medianamente entendibles para expresarte y comunicarte; digo que ciencia puede haber en contar un chisme, anécdota, historia, recuerdo, idea o hasta resumen de una película, ¿cuán difícil puede ser?, digo, no es ciencia nuclear para hacer un Homero con un de tin marin, de do pingüe.

Ya lo establecimos ¿ok? Contar una historia parece que es fácil; pero (obvio, siempre hay peros en esta vida) no lo es y lo que parecería una tarea natural e intuitiva en un humano, hablar, resulta que no lo es.
Bueno, hablar si es fácil y hablar para contar algo, también lo es, pero, contar algo de manera entretenida, pero sobre todo entendible es un arte que solo unos cuantos han podido refinar.

Y no es algo que solo esas personas con el don máximo de los merolicos puedan hacer, solo es cuestión de practicar, como dicen, la práctica hace al maestro y entre más cuentes historias, como los juglares de antes, los cuentacuentos y ahora los comunicólogos, entre más lo hagas, por gusto o por profesión, más fácil y entretenida será tu historia.

Ahora, también hay quien tiene ese don, a lo mejor no es el don del merolico, pero si algo similar; porque hay que aceptarlo, contar algo requiere pasión, imaginación, talento y mucha práctica en la forma oral o escrita y no necesitas ser un gran escritor para usar todas las palabras de tu vocabulario para contar algo entretenido, solo necesitas la chispa necesaria o adecuada como dirían los de Soda Stereo para contar ese algo que tienes en la cabeza.

Y porque me puse a pensar en qué hay personas que no saben contar una historia, bueno la historia va así.

El otro día que no podía ir a ver una película en la mañana, mande a un repuesto para que la viera y me ayudara con la reseña.

Ya sabes, no seré la crítica de cine del año, pero a estas alturas de mi vida es más una responsabilidad que un hobbie; así que, el que falte una reseña es algo grave.
La solución fue mandar a alguien a verla, después de todo cuán difícil podría ser contar una película. Además, si yo puedo contar una película, los demás deberían poder hacerlo también, insisto, si yo, que soy yo, lo hago, que los demás no puedan, está cañón.

Pero estaba en un error, no porque yo lo haga de manera fácil y mal, eso no significa que los demás lo harán de manera fácil y bien.

Realmente esto de hablar de las cosas y expresarlas de forma clara y entretenida es algo muy difícil que parece muy sencillo, pero no es fácil, ya que se requiere una estructura para contar las cosas; porque escribir y contar algo es de lo más difícil del mundo, creo que más que las otras artes como la pintura, danza, foto y escultura o la que sea, el arte más difícil es escribir algo que se pueda entender de forma universal, y proporcione claridad y una información o hasta enseñanza, aunque sea de una película.

Simplemente hay personas que no saben contar una historia y no entienden o no ven la importancia de contar correctamente esa historia y van saltando por partes, de un punto a otro, conforme se acuerdan, sin darse cuenta que han perdido a la otra persona en un mar de ideas rebuscadas.

Además, hay quienes no entienden la importancia de la extensión y siempre que se cuenta una historia se necesitan palabras extras para generar contexto. Siempre que se cuenta una historia hay que usar palabras de más, en vez de menos.

En fin, lo único que quería decir, es que no todos pueden contar una historia; por eso cuando algún amigo o hasta tu hermano está contando la gran anécdota del año, la más chistosa del mundo, si no lo hace bien, solo se escucharán grillos. Supongo que hay personas que no deberían contarnos historias o chismes, porque los hacen aburridos y le quitan lo interesante a la comunicación.

Leave a Reply