Que levanté la mano por favor quien nunca se haya obsesionado con su ex, reduciendo el grupo a sólo los niños y muy seguramente aquellos que nunca se han clavado en su vida, en pocas palabras todos los FOREVER ALONE del mundo, son sólo ellos quienes pueden levantar la mano.
Y hasta la semana pasada yo también podía levantar la mano y decir, “wey, eso es para ardillas que no han superado que los hayan cortado, o sea hello, solo traumados”; pero eso decía hasta que me paso a mí, como todo en esta vida necesitaba convertirme en parte de la estadística para comprender más a fondo este padecimiento.

Y no, no son cosas de traumados, son cosas que nos pueden pasar a todos, jajajajajaja.

Pero yo en mi caso particular no estoy tan mal o tan traumada, como aquellas personas que se la viven llorando siempre por su ex y recordándolo o recordándola para todo, porque resulta que incluso el tener pulsó les recuerda a su ex pareja.

No, yo estoy en otra fase de obsesión, creo que el haberme obligado a racionalizar ese truene me hizo pasar mi duelo de forma diferente; el haber racionalizado esa separación guardó en un rincón de mi mente toda esa frustración y es ahora cuando estoy obsesionada con Omar, pero en el plan Paquita la del Barrio o el Werevertumorro cada que sea acuerda de Casandra, así estoy yo y cuando algún recuerdo me trae al tarado de Omar a la mente sólo puedo gritar en plan síndrome tourette: púdrete Omar, muérete lenta y dolorosamente maldito idiota, ojalá te quedes sin wifi y tus 3 teléfonos se queden sin batería, que tu iPad se descomponga y te contraten en Telmex en soporte técnico, que te den piojos, que te orine un perro en la calle, que tu conexión a internet sea mala, y NO ES QUE ME CAIGAS MAL.

Púdrete Omar, es la frase que a atormentado a mis amigos más cercanos estos últimos días, porque cada que me acuerdo de él, me retuerzo en bilis y eso que ni es mi ex, pero pensar en él es algo que me hace muy negativa, púdrete Omar.

Carajo y yo que soy tan pacífica y madura, tenemos que felicitar a este muchacho que logró ingresar a mi lista negra de gente que no puedo ver ni en pintura; es más, si lo viera instintivamente la haría la señal obscena del dedo medio, pero entonces me acuerdo de mi estilo, el glamour y que no me voy a rebajar a eso. No es pa tanto, mi nivel de obsesión sólo está en tourette y atormentar a mis amigos, y nunca por ningún motivo dirigirle la palabra a este ser tan básico.

Y si te estas preguntando que hizo el mentado Omar para merecer todo este enojo y molestia, pues bueno, a veces uno se obsesiona con su ex, en mi caso ex galan y de una forma muy negativa en el que el coraje se transforma en un sentimiento más poderoso.

Supongo que hay dos tipos de obsesiones, la primera es cuando te la vives llorando y deseando regresar con esa persona, intentando borrar alguna acción negativa fuera de tu alcance que rompió la armonía entre tu amorcito, esa persona sin la cual crees que no vas a vivir o funcionar, entonces te obsesionas, te conviertes en su stalker #1, te azotas con solo respirar y cada que piensas, hablas, respiras, comes o vives te acuerdas que la otra persona era tu vida.

Por otro lado estamos los que nos obsesionamos de forma negativa, en vez de amor, cariño, tristeza o nostalgia lo único que sientes por esa persona es una aberración y molestia tan fuerte, que terminas expresando ese coraje cada que viene a tu mente ese mal sabor de boca; aunque bueno, en este segundo tipo de obsesión es más controlable y solo se limitan esos recuerdos a ciertos momentos del día, pero es un sentimiento tan poderoso que no puedes controlar y terminas maldiciendo a esa persona o diciéndote muy amargamente PÚDRETE.

Que por cierto esto de estar obsesionado con tu ex, es tan común que películas como Alta Fidelidad, muchísimas series, memes de internet y hasta tus amigos plantean este trauma, este que relaciona todo, literalmente todo en la vida con esa persona que no se puede superar.

superar ex

Esto de siempre hablar de tu ex sólo es tolerable por tus conocidos por una única cosa, alguna vez les paso a ellos y fuiste tú quien paso días y noches escuchando el mismo patético lamentó en el que lloraban por la ausencia de un ingrato o una ingrata, sólo por eso ellos y tu toleran esas largas conversaciones infértiles sobre una persona que ya fue, porque a todos nos ha pasado en un periodo de la vida.

Pero procura encontrar un límite porque todo en esta vida busca balance y si hartas demasiado a tus amigos porque se fue esa persona, créeme que van a evitar platicar contigo porque:

A) no son tus terapeutas
B) estas neceando en una causa pérdida

Por ello lo recomendable es no obsesionarte con estos temas más de una semana, en mi caso voy a volver a guardar el caso Omar en un rincón de la mente para nunca más tener que toparme con esa loca que habla tan mal de un pobre imbécil, malnacido e infeliz, jajajajajaja, ok, no es mi estilo.

Pero cuando te quedas con una mala sensación de un amor viejo, eso es lo que pasa.

2 COMMENTS

  1. Creo que ando en un periodo parecido de mi vida, muy extraño sin duda jajaja. Quizás me pasen las dos formas de obsesionarte con tu ex, creo que pasar tanto tiempo junto a ella hizo que me acostumbrara bastante; sin embargo, y recordando la forma en que me cortó y su desinterés, recordar la frase de “las mujeres son del diablo” recomendada por un amigo (sin ánimos de ofender y sin generalizar jaja, siempre recordando a una persona en específico) me ha ayudado bastante en la superación

Leave a Reply