Parecería imposible eso de obsesionarse con algo que no es placentero, digo, si bien hacer ejercicio puede tener resultados maravillosos para la salud, el cuerpo y tu vitalidad; eso de ir todos los días temprano a cargar pesas, hacer ejercicios cardiovasculares no solo puede llegar a ser rutinario, monótono y aburrido, sino que además duele y con el tiempo, a la larga, tu cuerpo comienza con dolores por aquí y por allá te guste o no y sin importar cuan bien hagas tus ejercicios.

Así que teoría resulta inconcebible eso de obsesionarse con el ejercicio, bueno, quiero decir más precisamente con el gym o gimnasio; que es muy diferente de hacer deportes, ya que normalmente estas actividades por más que sean repetitivas, tienen un alto grado de diversión y practicarlas en compañía de otras personas como jugar futbol, básquet o practicar otro deporte de dos o más que un trabajo o una obligación física es una actividad de esparcimiento. Aunque bueno, los deportistas de alto rendimiento y los atletas profesionales, entran en otro rango muy aparte; pero la gente normal, la que hace deportes o ejercicio de gym para lucir bien, esas están en el peligro de obsesionarse con algo que debería ser parte de estilo de vida saludable, que es complemento de todo, porque hacemos ejercicio para vivir y no vivimos para hacer ejercicio.

Pero en la actualidad y frente a muchos problemas, obsesiones y hábitos alimenticios erróneos llego una nueva obsesión, una forma insana de vivir para hacer ejercicio en el que hombres y mujeres pasan mucho tiempo en los gyms.

Seguro estarás pensando que este tema no es nuevo y desde hace un par de años, la sonada vigorexia, ha hecho que muchas personas tomen en cuenta y evalúen de forma objetiva sus horas en el gym, pero muchas personas que se han obsesionado con el gym, piensan “a mí eso no me pasa”.

Bien, la vigorexia está catalogada en la misma línea que la anorexia, este desorden alimenticio que evita que las personas coman, si bien la vigorexia está más relacionada con el aspecto del cuerpo, tiene efectos similares.

La vigorexia es un trastorno, digamos mental, en el que una persona se obsesiona con sus músculos y lucir fuerte; este trastorno hace que las personas adecuen su vida de acuerdo a como quieren lucir con horas extenuantes de ejercicios, es decir, una adicción al gym insana, además de una alimentación desarrollada en base a proteínas y ciertos suplementos que aumenten su musculatura.

Lo sé, suena a que nadie es vigorexico, y por más que tengas tus proteínas, pases 3 horas diarias en el gym, y hagas muchas cosas para cuidarte, eso no raya en lo enfermo, ni en un ningún trastorno o desorden, es simplemente cuidar tu físico.

Bajo esa definición, pues no hay muchos vigorexicos, pero la escencia de ese trastorno no radica en esas actividades particulares, sino en la obsesión que generan las personas por ir al gimnasio, una obsesión tan insana que podrían dejar de hacer cualquier cosa, solo para cumplir con su rutina en el gimnasio.

No te obsesiones con el gym

Te imaginas, dejar de ir al cumpleaños de un amigo; no ir a una obra de teatro, concierto; convivir con los demás; pasar tiempo con tu familia, te imaginas sacrificar eso por cumplir con tu entrenamiento, ¿te lo imaginas?

Eso en un sentido básico es la vigorexia, la obsesión por conseguir cierto estándar físico a costa de otras cosas de tu vida, y debo decir por experiencia que sacrificar la vida, por el gym, por culpa de la vigorexia es una de las cosas que más te cuestan en la vida, por eso no te obsesiones con el gym.

Ir a hacer ejercicio debe ser parte de un estilo de vida sano, un balance y complemento de muchas actividades lúdicas, sociales y personales que te hacen crecer como persona; además el tiempo que muchas personas o inclusive tu sacrificas por obsesionarte con hacer ejercicio, a la larga es algo que te va a pesar mucho.

Creo que todos debemos buscar un estilo de vida sano, para tener un peso ideal, para tener una buena condición física, pero el fin de nuestra vida no debería ser estar todo el día en el gimnasio, sino que hacer ejercicio debería ser un complemento de un todo.

Y lo dice alguien que paso muchos años padeciendo la vigorexia y mi obsesión por el gym era tan fuerte que iba diario, de lunes a domingo, 5 horas diarias a hacer ejercicios de pesas, cardio y todo lo que pudiera hacer en el gym; aquellos años oscuros yo vivía para el gimnasio y nada más entraba en mi vida, ni amigos, ni trabajo, ni otras responsabilidades, solo vivía y trabaja para el gym, para tener un porcentaje de grasa corporal cero y tener un índice de masa corporal más bajo que el normal.

no te obsesiones con el gym

En ese tiempo yo podía sacrificar todo, convivencia, amigos, experiencias divertidas y únicas de vida por meterme 5 horas al gimnasio, para correr, cargar pesas y saltar.
Ahora a la larga veo lo absurda de esa obsesión, lo grave de esa enfermedad; lamentablemente cada día se ven a más y más personas obsesionándose con el gym y su apariencia y ahora veo con tristeza en mi gym a muchas personas que pasan toda su vida, todo su tiempo ahí, haciendo ejercicio y la pregunta es

¿Para qué?

Qué sentido tiene tener la mejor figura, los más grandes músculos, las mejores piernas, brazos muy musculosos, cuando no te diviertes con ellos, cuando no te diviertes con tu persona en otras cosas.

Creo que no deberíamos vivir para hacer ejercicio, debemos hacer ejercicio para vivir y que la vida sea más divertida.

No es bueno obsesionarse con nada, pero cuando se habla de llevar al extremo las cosas buenas, como hacer ejercicio e ir al gym, nadie dice nada, o como que nadie se mete mucho, pero de verdad, no te obsesiones con el gym, ya sé, lo más que puede pasar es que te pongas musculoso si haces mucho ejercicio y comes muchas proteínas y ciertos suplementos; pero lo que sacrificas a costas de esa obsesión es tiempo con tus seres queridos o tiempo aprendiendo o viviendo otras experiencias.

El gym debe ser parte de un todo, NO EL TODO.

No te obsesiones con el gym

1 COMMENT

Leave a Reply