Entre más alternativas tienes para algo, menos te comprometes. Algo que pasa cuando puedes escoger no solo personas, sino música, ropa, objetos o alternativas.

Bien, creo que no hay nada mejor en este mundo que tener un sinfín de oportunidades, eso de poder elegir la que más te convenga, la que más se adapte a ti y a tus necesidades es una de las mejores sensaciones en esta vida, porque cuando puedes elegir de entre un montón de opciones puedes ponerte exigente e incluso desperdiciar aquellas oportunidades que si valen la pena, ya sabes, por aquello de que te llueven las propuestas, las declinas todas porque eres exigente y tienes el poder de hacerlo, además se fue una oportunidad pero tienes muchas en puerta y muchas más aproximándose.

¿Por qué?, que clase de fenómeno tan extraño es ese, que hace que cualquier persona, incluso la más sabia y madura se ponga exigente y quisquillosa, bajo la falsa premisa de que está siendo cauteloso y precavido, cuando en realidad la gran cantidad de opciones que tienes frente a ti, hace que no quieras ninguna, que no estés a gusto con nada y siempre estés comparando las cosas.

No sé si te haya pasado y como yo tienes la gran fortuna de tener frente a ti varias opciones, oportunidades o alternativas, tantas que ya no sabes que es lo que quieres, tantas que ahorita te vale gorro, pero quien sabe y si en un futuro cercano o a lo mejor lejano esas oportunidades desaparezcan y te arrepientas de ello.

Y que es lo que quiero decir con tanta palabra, mmmmm, una idea que me ha dado vueltas en la cabeza por mucho tiempo, ¿por qué no puedo conformar con las cosas?, por qué no puedo elegir algo y quedarme con ello, por qué tiendo a esperar que siempre llegue algo mejor y descartar algo viejo, ¿por qué?, la respuesta creo que es más simple de lo que quiero aceptar y es que todos somos así, frente a un universo de alternativas es imposible comprometerte con algo seriamente. Ahora entiendo porque la monogamia resulta complicada para los hombres, obvio, los hombres más bellos y por supuesto arrogantes.

No lo mal entiendan, no me estoy comparando con un conquistador o un gigolo, solo analizo porque cuando la vida nos da mucho de algo no lo valoramos y hasta nos ponemos pesados, es más, a veces tenemos frente a nosotros la mejor opción, la oportunidad de nuestras vidas, pero al tener tantas opciones y variedad terminas confundido, terminas deseando más, porque conformarte con algo que lo tiene casi todo cuando tienes oportunidades igual de buenas y puedes esperar algo que este al 100%.

Supongo que en este punto mi arrogancia va a crearme mal karma, pero estoy tratando de entender todo ese proceso para mejorarme, para disfrutar y aprovechar todo lo que tengo aquí y ahora, soy de la idea que si analizo lo que está mal en mí tal vez pueda cambiarlo, tal vez intentar ser mejor y haga menos malo mi karma.

También soy consciente que hay muchas personas que no tienen una sola oportunidad en la vida y que por ella tienen que luchar con uñas y dientes a veces para encontrar un buen trabajo, para tener un buen amigo, para demostrar lo buenos que son, para disfrutar de muchas cosas, para tener en su vida amor.

Es extraño pero la vida no les da nada a unos cuantos y entonces todo eso que no se las da a ellos se los regala a otros a manos llenas, a personas que lo desaprovechan y lo tiran a la basura como si fuera nada, es curiosa la vida, pero supongo que está buscando el balance. Mientras tanto a unos cuantos privilegiados la vida nos da y mucho de algo.

Pero dime honestamente que pasa cuando estas escuchando música en tu reproductor de música, dime que haces cuando andas en modo random en tu iPod, seguramente das clic a next, next, next, netx, next, e incluso saltas canciones buenas que te gustan pero no son lo suficientemente buenas para ese momento, simplemente no escuchas nada porque te la pasas saltando o buscando otra canción, hasta que parece que encuentras una, ah no, esa tampoco, un millón de canciones que equivalen a 4 meses de música y tú no escuchaste nada, porque puedes escoger, tanto que terminas escogiendo nada.

Igualito que en el programa de MTV “Next” cuando sabes que hay 5 hermosas mujeres esperándote en un autobús, mujeres que encuadran con tu estilo de vida o contigo, por la curiosidad siempre despachas a la chica para conocer a la siguiente.

Creo que cuando tenemos muchas oportunidades en el amor, no nos conformamos con nada, nada nunca es lo suficientemente bueno para nosotros, digo, cuando tienes 20 personas tras de ti, todas esas personas van a tener un defecto. Si bien tienes la fortuna como yo de tener un bonito rostro, ten cuidado porque tu corazón se puede volver de piedra, eso de tener tantas alternativas u opciones, hace que nunca te decidas por nadie.

Ese mismo fenómeno sucede en los sitios de citas o las citas rápidas, al tener la falsa sensación de tener a todos en tus bolsillos hace que pierdas de vista a la mejor opción y lo peor es que ni te das cuenta de lo que te estás perdiendo, porque tienes tantas alternativas, porque la vida es buena contigo y siempre te manda a un buen hombre o a una buena mujer de buen corazón, con muy buena apariencia, con buenos estudios, en pocas palabras la persona perfecta, ah, pero te miro feo, tiene un lunar raro, el dedo del pie chiquito lo tiene muy chiquito, que terminas declinando esa excelente alternativa y lo más cagado es que votas a esa persona e inmediatamente llega alguien igual o mejor de bueno, pero también le ves un pero, y piensas que siempre hay alguien mejor para ti, lo cual es cierto, pero habrá un momento en el que no pase más.

Y encima te quejas de que no tienes a nadie para ti, cuando digo eso, todos empiezan a verme muy feo y supongo que a mentarmela mentalmente, eso pasa cuando a una persona le das muchas alternativas y muchas oportunidades, pero no cualquier oportunidad solo la mejor de lo mejor, cuando tienes muchas no sabes cual escoger.

Cuando los mejores hombres que conoces o mujeres todos están detrás de ti, solo puedes confundirte y decir NEXT a la menor de las contrariedades, eso o simplemente somos unos cretinos y no nos conformamos con nada, ni siquiera con lo que es mejor para nosotros.

Las oportunidades son una bendición, pero el exceso de ellas se convierte en una maldición.

Leave a Reply