¿Por qué impedirle al corazón ser feliz? – Ilusión de Micaela Salaverry

0
young couple embracing at a nightclub

¿Por qué negarnos a ser felices?, por qué nos esforzamos en luchar contra sentimientos, esos que son nobles, profundos y muy complejos que no solo hacen a una persona feliz, sino también plena, ¿por qué negarse a ser feliz?, ¿por qué sabotearse con mal humor o renegando de lo que se siente?, ¿por qué frustrarse tratando de entender algo que solo se siente?, ¿por qué?, ¿por qué ser necios, tontos y sordos a lo que se siente?, ¿por qué somos sordos a lo que el corazón dice?

Acaso será cierto lo que decían los filósofos antiguos sobre la felicidad y para ser felices, no hay que hacer eso que nos hace feliz, ¿acaso es cierto?, acaso la lógica para ser feliz, es negarle a nuestro corazón eso que nos hace felices, ¿esa es la clave para ser feliz?, ¿acaso lo es?

Supongo que hay más preguntas que respuestas y creo que todos pasamos alguna vez en la vida, por ese proceso, esas dudas, esos miedos, y renegar constantemente contra lo que se siente; después de todo, es lo más sabio, lo más prudente y lo que dicta el sentido común, razonar los sentimientos, analizarlos hasta fragmentarlos a nada.
Eso dice la lógica, llevar a la mínima expresión un sentimiento hasta que solo se reduce a una emoción, a un impulso, a un estímulo, a una reacción, y de esa manera, ya no hay tanto debate o dilema existencial y no hay amor, no hay cariño, solo hay una emoción y/o una ilusión, y con eso es más fácil lidiar.

¿Acaso eso es lo más sano?, eso de escuchar buenos consejos de sabios amigos, sobre que eso no es nada, solo una emoción, que no hay que escuchar del todo al corazón, después de todo, ¿el corazón que sabe?, ¿qué es lo que puede decir?

Pero, me pregunto, eso, ¿está bien?, acaso lo más sano y lógico, es negarle al corazón eso que lo hace feliz, ¿acaso lo mejor es prohibirle al corazón un sentimiento?

Supongo que eso es lo que todos hacemos en la vida, desechamos esos sentimientos porque es más conveniente, menos ilógico y más sensato desechar esas emociones y decirle al corazón, a la cabeza, al cerebro o a cualquier órgano o lugar de nuestra consciencia que eso no es nada, que eso no es un sentimiento; después de todo, ¿cómo sabe alguien lo que siente?, en serio, ¿cómo?

Bien, podemos seguir analizando los sentimientos, el amor y el romance, pero yo concuerdo con Micaela Salaverry, y su canción ilusión, y a veces, sucede, que llega alguien que te hace olvidarte de todas esas reglas, de toda esa lógica, de todos esos razonamientos, y en vez de analizar, renegar y rechazar, simplemente eres feliz y decides escuchar a tu corazón.

Porque a veces llega una persona que te congela al verla sonreír, y te hace sentir tanto, que puedes tener mil razones para no querer intentarlo, pero solo necesitas una, para seguir avanzando y apoderarte o empoderarte para seguir sin detenerte y sin impedirle al corazón seducir a otro corazón.

Porque llega una vez en la vida, una persona a la cual no le impides a tu corazón necesitar diario, y cuando esa persona llega, no hay condiciones, no hay rollos, no hay necedades, no hay paja, solo hay ilusión, esa que te hace pensar ¿qué pasaría sí?

Leave a Reply