En qué mundo bizarro los horarios de entrada al trabajo, o sea, con más flujo de gente son entre 8 y 10 de la mañana, en mis tiempos la locura era entre 6 y 7:30, pero noooooooooo, ahora resulta que si salgo temprano a visitar a un cliente o a algún evento, conferencia o congreso puedo viajar con comodidad y mucho espacio en el metro o en autobús como si fuera mega temprano.

Pero ahí de mi si se me ocurre salir después de las 8, porque esa es la receta para el caos y seguro si me animo a entrar al vagón del metro iré aplastada en la ventana como Garfield pegado al parabrisas, con la sospecha convertida en certeza de que no es una mochila la que me está tocando el trasero, aun en el vagón exclusivo de mujeres.

Ok, no entiendo cómo, ni cuándo paso, pero algo extraño sucedió que los horarios de entrada se fueron desplazando y ahora los horarios pico, esos horarios en los que hasta da miedo pensar en viajar en transporte público son después de las 8, ¿qué?

metro

A lo mejor después de esa hora todos los que se pararon tarde y van retrasados abundan en la ciudad, pero por pura probabilidad y estadística cuando viajas a esa hora y con tal cantidad de gente solo puedes pensar que el 80% de las personas que trabajan salió tarde, eso o que seguramente cambiaron para mayor comodidad de los empleados la hora de entrada de las 7 o las 8 am a las 9 o incluso asumo que hay personas que entran a las 10.

Neta, ¿Quién carajos entra a las 10 a trabajar?, o sea, así si me voy yo también para cumplir con trabajo de oficina en vez de hacer home office, y nadie me conto esto de los horarios no.
El otro día tenía que ir yo al lanzamiento de una nueva aplicación, era a las 10:30 en Palmas, bien pensé a esa hora no hay tráfico y seguro, seguro el metro va libre, tanto que me voy a desparramar en mi asiento, ah pero no señor, se aplicó la ley de Murphy y cuando yo llegue a las 9:30 a la estación del metro, eso iba hasta la madre, y mientras pasaban los trenes y corría el tiempo vi como 40 minutos de mi vida se iban pasando mientras yo veía como la gente se aventaba para entrar al metro.

Ay lo siento, pero la vida es muy corta para ese tipo de sufrimiento así que me regrese con las ganas de irme a pasear por el metro. Si bien yo me puedo dar el lujo de decir, “ay, ya no voy” muchas personas no pueden, pero ese no era el punto, sino quien carajos entra a trabajar a las 10 de la mañana, quien, ni yo entro a las 10.

Pero esto de los horarios picos fue extraído de la dimensión desconocida, porque el otro día que tenía que llegar a las 8 a Polanco, pensé: en la madre, seguro tampoco entro por 40 minutos; pero iba a intentarlo así que estaba a las 7am en el metro y no había nadie, EN SERIO, ¿qué chingados no se supone que todos entran a las 8 de la mañana al trabajo o a la escuela?
Creo que pasar tantos años trabajando desde mi casa, me han desconectado por completo de los horarios de mayor tráfico y la realidad.

Lección aprendida o me voy temprano o mejor ya no voy.

También te recomiendo leer

HOME OFFICE: TRABAJAR DESDE CASA
ESPERO QUE NO ME ESTÉN VIENDO
TRABAJAR INDEPENDIENTE
HORAS PICO EN EL METRO
ANDAR EN PIJAMA TODO EL DÍA

1 COMMENT

Leave a Reply