Expectativas de una relación

0

El otro día estaba hablando con un amigo sobre las relaciones, el amor, el romance y las expectativas que se tienen, en la actualidad, al comenzar un romance, y si bien la postura de mi amigo, era más masculina, más cínica, más realista, su punto de vista de él, se centraba en que las mujeres esperamos ya no un cuento de hadas, sino una comedia romántica, un chick flick, con la misma fórmula, un chico guapo, con buen trabajo, que se enamora de una chica “normal” y para ser felices tendrán que pasar o mejor dicho superar ciertos problemas bien específicos, es decir, algo de drama para que al final de la cinta, el chico guapo, se queda con la chica guapa.

Y el punto de mi amigo, era, “así no son las relaciones”, ni yo estoy guapo tipo modelo, ni ella lo está, y las relaciones no están llenas de esas emociones, sobresaltos o composiciones musicales con escenas muy románticas; pero lo mejor o su mayor alegato era que no debería haber drama innecesario o peliculesco en la vida, bastante es con los dramas de la realidad, como para agregarle más, del tipo romántico.

Ese era el punto, que las expectativas en la actualidad, hablando de las mujeres, es algo bien especifico, y se pretende que la vida sea lo que se ve en el cine, con la muy famosa fórmula que hemos visto en las comedias románticas y siendo honestos, eso no pasa NUNCA en la vida real.

Aunque hay que ser realistas también, y los hombres tal vez no tengan la expectativa de la comedia romántica en mente, pero si tienen la expectativa de la película porno.

¿Por qué hacemos eso?

Y lo peor, es que nuestras expectativas, las de ellos y las de nosotros chocan de frente con la terrible y cruel realidad.

Me pregunto, porqué le tenemos que poner altos estándares y expectativas irrealizables a lo que conocemos por romance y por amor, pero, sobre todo, porque terminamos poniéndole esas expectativas a una persona, cuya única pretensión es queremos.

En serio, porque siempre vivimos con altas expectativas sobre lo que debería ser el amor y el romance, porque si esto fuese una película, seguro sucedería como en la cinta Grandes expectativas, perdón, quise decir Grandes Esperanzas, en las que el amor no triunfa, bueno, un poco sí, al final.

Y ese es el problema, seguimos comparando la vida real con nuestras expectativas y lo peor, expectativas irreales, que por cierto por experiencia deberíamos saber que se encuentran siempre en polos opuestos la expectativa, y la realidad.

Expectativas de una relación

Cuando la realidad, por lo menos hablando de relaciones, es que cuando comienzas un romance, todo termina siendo realista, normal, cotidiano y básicamente todo se centra en la convivencia, que sería muy bueno, si fuese una convivencia sana, sin dramas, sin cambios de humor en el que dos personas buscan ser felices y no se sienten defraudadas porque su relación no es como la imaginaban, porque sus expectativas de una relación eran del tipo hollywoodense.

Tal vez todo sería diferente si nuestras expectativas de una relación fueran realistas, simples y razonables; hay que recordar que el amor no debe ser simple, pero si debe ser fácil y lo irónico de esa frase, es que viene de un chick flick.

Supongo que cada persona cargara con sus demonios, sus traumas y sus altas expectativas para siempre, y de acuerdo al calibre de esos demonios, traumas y expectativas será la relación que encuentren.

Yo, yo por lo pronto, creo que debería ser más realista, pero he tenido una historia de amor tan loca, tan del tipo Hollywood, que yo en verdad, no me conformo con menos.

Leave a Reply