Sí, si existen querido amigo lector pero no son los horribles, letales, sanguinarios, carnívoros y caníbales zombies que ves en las películas de terror, ese tipo de zombies no existen en nuestro tiempo moderno, en nuestras sociedades, así que puedes dejarte de preocuparte por un ataque zombie para comerse tu cerebro o ser el platillo principal de la cena.

Afortunadamente esos zombies todavía no existen, sin embargo si existen otro tipo de zombies, que no son muy peligrosos, normalmente son inofensivos y no se alimentan de otras personas, lo que hace que estos zombies modernos entren en la clasificación de zombies veganos, ya sabes por eso de que no se comen tu cerebro, jajajajajaja, pero sin embargo son zombies.
Creo yo que eso de andar caminando con el cerebro apagado, arrastrando un poco los pies, sin conciencia de a dónde te diriges, a donde vas, que hora es, como te llamas o que quieres hacer en ese momento, hace que por definición seas un zombie inútil, estorboso, sin utilidad en esta ciudad, ah pero claro, un zombie buena gente, que no te da mordidas o mira a los demás como si fueran el almuerzo.

En nuestra sociedad moderna, esa de la que hablaba hace rato, eso en forma práctica es ser un zombie, alguien que sólo actúa por inercia y hace las cosas sin pensar, sólo actúa siguiendo el impulso que ya tenía.

Que por cierto, ahora hay nuevas inflexiones de esta palabra, de tal manera que todos los adictos al celular podrían clasificar también como zombies veganos, personas que no hablan, sólo hacen gruñido y sonidos guturales, personas incapaces de interactuar con el entorno real, es gracioso, irónico y cierto, sin embargo ahora es común ver personas en estado zombie por culpa de su smartphone.

Sí, existen y los ves por la mañana, deambulando por la calle, no en busca de cerebros como lo planteo hace muchas décadas George A. Romero, los zombies de ahora buscan un oxxo o un Starbucks, dependiendo de su presupuesto para poder mantenerse en dos pies y hacer un poco más que balbucear palabras. Sólo debes darte una vuelta por el metro en la mañana para encontrar a los zombies veganos o vegetarianos, incluso si están en plan aventurero podrían pedirles una foto a esos zombies, que no muerden pero tienen un tremendo carácter.

Y es que temprano por la mañana, cualquiera que no haya dormido bien, por diferentes factores como insomnio, sexo descontrolado, bebés llorando, mascotas o vecinos ruidosos, redes sociales alterando lo patrones de sueño, incluso una buena película o hasta una plática interesante puede evitar que duermas tus 9 horas diarias, hay perdón son 6, es que yo duermo 9; cualquier cosa puede evitar que duermes; lo que te convertirá en zombie al día siguiente, esos zombies que usan como combustible el café.

De hecho hace poco les escribía que odiaba que me hablaran por las mañanas, pero en realidad es mi versión zombie vegana, la que no tolera la interacción humana y sólo ando caminando por ahí, esperando a que mi cerebro reaccione, de verdad parezco zombie, tanto que mi mama suele burlarse de mí.

No me hables por favor

Leave a Reply