Exageraciones modernas

0

Te has fijado lo exagerados que somos hoy en día, sí, ya ahora cualquier cosa por absurda y pequeña que esta sea, terminamos haciendo un gran alboroto, como dice el dicho popular, “una tormenta en un vaso de agua”, y si bien podrías decirme, lo harás tú, yo no, solo acuérdate la última vez que te quejaste de algo.

Sí, no tienes que viajar mucho al pasado tratando de recordar cual fue tu último gran escándalo/alboroto/berrinche, no hay que ir tan lejos para encontrar las exageraciones modernas, noooo, solo tienes que recordar la última vez que te quejaste de algo el día de hoy, para descubrir con angustia que tú también eres del club de los exagerados.

Tal vez no sea nuestra culpa, y ya es algo cultural, social o que se yo, porque desde los millennials, vivimos siendo muy exagerados, alarmistas y cualquier cosa que nos pasa, termina siendo un gran alboroto, “the big deal”, algo que debemos ventilar, aclarar apasionadamente y hacer de conocimiento público.

Si no me crees, solo entra a Facebook para darte cuenta de lo que hablo y descubrir, que todos, literalmente todos terminan exagerando las cosas, y lo que más podría asustarte, es ver tu Facebook y descubrir que de todas las cosas que dices y publicas en un día, la mayoría son exageraciones.

Pero, ¿por qué lo hacemos?, ¿acaso somos conscientes de estas exageraciones?, exageramos solo por exagerar, porqué es algo común y todos lo hacen.

La respuesta es, obvio que no, no nacemos exagerados, nos hacemos y lo peor es que no nos damos cuenta y todo es culpa de la exagerada cultura del YO que nos persigue.
Supongo que estamos viviendo días extraños, días en los que todo apunta al egocentrismo propio, a la exaltación del individualismo, a lo que yo siento, a lo que yo quiero, a lo que yo deseo; así que es natural que se incremente la exageración.

Así que es natural que todo termine siendo una exageración en nuestra vida, y es común escucharnos decir:

• Me muero de calor
• Me moriría por un cigarro
• Espere una eternidad a que me llamaras
• Te amo
• Platicamos por mil horas

En fin, la lista de exageraciones modernas es larga, y todo termina siendo mucho, cuando en realidad, tal vez ni fue nada o no era para tanto; pero de alguna manera estamos sintiendo tanto o mucho, que cuando hablamos de nuestras experiencias estas toman una proporción enorme y creamos tormentas en vasos de agua, o grandes exageraciones en donde solo existen pequeñas situaciones.

Y repito, antes esas cosas exageradas, solo las hacia tu amiga la dramática, pero ahora somos todos, los que exageramos nuestros sentimientos, experiencias y sufrimientos, pero, sigue siendo interesante, ¿Por qué lo hacemos?

Lo más curioso es que las cosas que si importan, las que, si son gran cosa, terminamos minimizándolas como si no fuese nada; tal vez todo esto tenga que ver con cómo nos auto protegemos y evitamos sufrir con los verdaderos males de la vida, viviendo en negación y como parte de esa protección, solemos exagerar las cosas que no importan, solo para protegernos de evitar las malas experiencias de esta vida.

Leave a Reply