Este post es perfectamente sonorizado por la canción FOREVER, cortesía de HAIM, así que por favor, dale play para leer y entonces puedas conectarte conmigo y con esta idea, a través del tiempo y el espacio, unidos mientras leemos lo mismo y escuchamos la misma canción.
Creo, tal vez, si hacemos eso nuestros corazones, el tuyo y el mío, además de nuestras mentes se conectarán por un breve instante mientras estamos confundidos y nadie, absolutamente nos da pistas, seguro dos cabezas y dos corazones piensan y sienten mejor que una.

Supongo que es parte del ser humano vivir siempre confundido, vivir siempre pensando en el pasado, añorando el futuro y por supuesto siempre inconforme con el presente, con todo lo que tiene de todos y de sí mismo; asumo que esas dudas, esos sentimientos extraños son parte de lo que define nuestra esencia humana, tratar de eliminarla nos convertirá en robots o en otra cosa, pero definitivamente humanos, no. Si bien algunos dicen que lo que define nuestra esencia es la esperanza, yo creo que decir eso es optimista o tal vez utópico porque la mayor característica del ser humano es vivir confundido, eso es lo único constante y aún quienes saben más, siguen estando confundidos.

Y no estoy hablando de lo bueno o lo malo detrás de nuestra condición humana, tampoco hablo de lo intelectual o la cultura, simplemente hablo de esa constante incógnita de no saber nada, de no saber qué hacer, de sentirte sin rumbo incluso cuando vas caminando por una línea recta. Hasta los grandes filósofos griegos, más específicamente uno muy sabio pronuncio palabras tan profundas que hoy en día siguen repitiéndose, pero no de forma vacía y sí con mucho sentido: “Sólo sé que no sé nada”

¿Algún día lo sabré?, mmmmmm, tal vez, de mientras simplemente disfruto de estar confundida, algunas veces como hoy lo sufro, pero normalmente uso ese sentimiento como combustible para encontrar respuestas, para analizarme a mí o al mundo, tal vez así pueda encontrar una respuesta, un camino o aquello que me haga sentirme menos confusa.

Lo más irónico de esta vida es que esa confusión no es exclusiva de algo y pasamos la vida confundidos con todo, pero las dudas que más nos pueden son las del amor; últimamente recibo muchos mails y mensajes por Facebook pidiéndome ayuda “Ayúdame Yes, estoy confundida/o”, e inmediatamente pienso “Yo también estoy confundida, hay que hacer un club”.

Es extraño como podemos pasarnos la vida confundidos, y más cuando el amor toca a nuestra puerta, pero a veces ni siquiera es amor, para ser honestos ahora el concepto de amor es tan vago y esta tan distorsionado que decimos que estamos enamorados cuando alguien nos gusta mucho.
No digo que este mal o este menospreciando la calidad de los sentimientos expresados, pero a estas fechas de mi vida creo que para decir que algo es amor debe ser reciproco, porque si no termina siendo eso una de las relaciones más bizarras del mundo; en donde una persona da de más, sufre de más, hasta quedarse sin nada.

Creo que eso es culpa de estar confundidos y nunca tener la certeza de lo que queremos, siempre buscar algo más, nunca estar conformes con las personas que están a nuestro alrededor, nunca y permitir que agentes externos nos confundan más.

Decía hace unos minutos lo del amor tocando la puerta, porque estoy pensando en una idea en específico, cuando alguien que acabas de conocer o incluso últimamente vez de forma diferente empieza a despertar sentimientos en ti, para muchos eso es el amor asomándose, aunque siendo honesta eso no es amor, pueden ser hormonas o empatía, pero de ahí a amor, no creo.

Sin embargo cuando alguien comienza a gustarte o llamar tu atención hace que te sientas más confundido o confundida que nunca, a todas horas del día, un sentimiento constante en el que no sabes qué onda con esa persona, no sabes porque te gusta, no sabes cuánto te importa, pero te importa más de lo que quisieras, mientras empiezas a sentir un montón de cosas por esa persona, tanta falta te hace que te duele el estómago y se te escapa el aire dejando un gran vacío que solo se llena con dudas y confusión.

Extrañamente interesarte por alguien en vez de relajarte hace que experimentes mucho estrés, tratando de que las expectativas se alinean con la realidad, algo que nunca pasa y simplemente te deja confundido, preguntándote si estas por cometer la estupidez más grande de tu vida o vas a realizar un gran acierto.

Sabes que, te voy a decir un pequeño secreto, no es lo uno ni lo otro, arriesgarte o no, no te lleva a cometer un error o un acierto, no, simplemente haces historias, coleccionas momentos y aprendes lecciones pero no podrían ser catalogadas como errores o aciertos; pero hay algo que nunca debes olvidar, si no te arriesgas a resolver tu confusión, ese sentimiento te perseguirá por toda la vida y siempre te preguntarás que hubiera pasado si hubieras hecho algo.

Si estas confundido o confundida, la solución está dentro de ti, y claro siempre ayuda un buen playlist de música y ocuparse con muchas cosas que hacer para evitar pensar en eso que no quieres pensar deliberadamente.

Todos vivimos confundidos, yo, tu, el, ella, nosotros, TODOS, algunos lo demostramos más que otros, pero todos estamos confundidos y dudosos sobre qué hacer, sobre todo cuando se habla de amor.

1 COMMENT

Leave a Reply