Cuando quiero algo nunca lo encuentro

0

El otro día que me rio y como mensa de una babosada de internet, verán ustedes y es que alguien se estaba quejando en el ciberespacio y muy amargamente de que cuando quería el cortaúñas no estaba por ningún lado, pero fuera otro momento y siempre estaba enfrente de sus narices, obvio, no de forma literal pero allí estaba el mentado cortaúñas.
Así de misterioso es siempre el universo, cuando NO quieres algo ahí esta jodiendote con él, pero en el momento que lo deseas o anhelas desaparece y se presume que fue raptado por alienígenas, le están haciendo pruebas con sondas y nunca volverás a ver a tu pinche cortaúñas nunca jamás a menos que compres otro, pero es probable que ese otro vuelva a sufrir el mismo cruel destino y termine también en una nave espacial.

Cuando quiero algo nunca lo encuentro ¡Carajo!

Pero esto de querer las cosas y no tenerlas o tenerlas y no quererlas también aplica con personas, esta es una excelente metáfora para la vida, se adapta a todo, digo, cuantas veces no te ha pasado que siempre está contigo una persona, saludándote, invitándote para todo, haciéndose notar, mandándote miles y miles de mensajes hasta que dices “wey, consíguete una vida y déjame en paz”, pero en el momento, en el jodido momento en el que la otra persona se harta de ti y que lo ignores, justo cuando desaparece porque efectivamente si tiene una vida ese es el preciso momento en el que comienzas a desear de una forma tan fuerte y vehemente a ese alguien que se convierte en una peligrosa obsesión,  digo, a mí me ha pasado a la inversa y yo soy normalmente la jodida persona sin vida, para eventualmente hartarme de rogar y terminar siendo acosada día y noche por la otra persona, jajajajajaja, pero cuando estas en este punto de no retorno NO ES ESTRATEGÍA, en verdad seguiste tu vida y ahora la otra persona no puede permitirlo, resulta que ahora si te quiere.

La vida es extraña, puesto que cuando algo está ahí a tu disposición para servirte simplemente no lo necesitas, pero deja de estar disponible y entonces tú lo deseas, tan simple como eso.

Sin embargo hoy no estoy hablando de personas, naaaaaaaaaaa, hoy estoy quejándome porque no encontré una playera que precisamente hoy me quería poner a todo lugar, nunca me la pongo, tiene añisimos que ya no me llama la atención, digo, esta viejita y el estampado ya se ve desgastado pero el día que me la quería poner, el único pinche día en el mundo que se me ocurre que nada en el mundo combina mejor conmigo que esa mendiga playera gris SIMPLEMENTE DESAPARECIO, presumo que fue raptada por alienígenas.

Ah pero no sea que cuando busco algo bello para ponerme, allí esta esa mugre playera, chale, creo que la clave para encontrarla es buscar otra cosa, tal vez así la recupere; ahora que mi problema sería perder más cosas en el proceso de encontrarla. Por cierto por qué cuando buscas algo, pierdes otras 10 cosas y recuperas otros 3 objetos que ni siquiera estabas buscando.

Hasta parece ley de Murphy, cuando NO quieres algo allí está pero cuando si lo quieres desaparece, que acaso es gracioso este tipo de chistes babosos para el cosmos, ¿díganmelo?

Leave a Reply