Siempre pensé que era un cliché eso de que el amor comenzaba en la panza, y no, no hablo de experimentar mariposas en el estomago, y tampoco hablo de que para conquistar a alguien tengas que hacerlo cocinando una rica y extraordinaria comida, mmmmmm, bueno, sí, eso funciona, tanto para hombres como mujeres, y el hecho que tu pareja o aquella persona que te quiere conquistar sepa cocinar, le da muchos, pero muchos puntos, y más si eres como yo, y amas comer con cada célula de tu cuerpo y eres medio torpe en eso de la cocina .Encontrarte con alguien que te pueda conquistar y seducirte desde tu estómago, es una fortuna, cuando eso pase, no dejes ir a esa persona, no lo hagas.

Pero yo hablaba de otro gran cliché del romanticismo y es conquistar con flores y chocolates; yo siempre pensé que eso era algo muy trillado, algo que pasaba en las historias de amor de la era Victoriana o en los romances de antaño de Jane Austen, así que se me hacía absurdo pensar que flores, chocolates y caballerosidad puedan conquistar un corazón, digo, vivimos en la era de la equidad de género, los progresos, el empoderamiento femenino, la libertad, ¿como en este mundo este tipo de detalles y regalos podrían conquistar a una persona?

Bien, doy testimonio de ello, la caballerosidad, detalles como un bonito ramo de flores, simplemente por el gusto de tener un detalle de caballerosidad, o algo tan básico como abrirle la puerta del auto a una chica, levantarse cuando entra, o acercarle la silla, son gestos que de verdad conquistan y lo hacen no porque sean trillados o eso sea lo que nos enseñaron las historias de Jane Austen es el amor, sino porque en verdad esos detalles, esa atención, te hace sentir especial, tal vez sea tonto, pero el hecho de que ya nadie lo haga, convierte esos detalles en algo que se valora.

De hecho, encontrarte a un hombre, mmmmm, no, quiero decir caballero, es tan raro, como encontrar una aguja en un pajar, porque ahora el estándar masculino son mujeriegos borrachos, chicos gamers, whorkaholics, en fin, todos los clichés del mundo, todos menos caballeros y estos raros especímenes se ven como el cometa Halley cada 75 años, porque de verdad, caballeros ya no existen, bueno, sí, muy pocos y no hablo en un sentido metafórico o romántico, pensando en caballeros en armadura o príncipes azules, naaaaaaa, yo hablo de caballeros que sean atentos, y no es que busque comidas o choferes gratis, no, simples detalles como abrirte la puerta, darte la mano, levantarse de tu asiento y respetar tu estatus femenino, eso es algo que ya no se ve, y tal vez vaya en contra de muchos años de progreso, pero hablando de caballerosidad y romanticismo, protocolo y buenas costumbres, no estaría mal retomar estas costumbres.

Cuando me encuentro a uno de estos raros especímenes, a un caballero, me siento como Alicia Silverstone en la cinta Mi Novio Atómico, y es que en aquellos años, Brendan Fraser si estaba guapísimo, y el rol que tenía, de ser un caballero en toda la extensión de la palabra, era increíble, era imposible y cada detalle, cada atención que tenía con el personaje de Alicia, la hacía sentirse muy rara, pero al mismo tiempo muy bien, porque ya casi ningún hombre puede ser así de atento, así que seguramente algo raro tiene o es un demente.

 

Ay, porque ya no hay chicos así, digo, hombres, digo, caballeros que se preocupen por ser atentos y en verdad caballerosos, porque en este mundo no hay nada que conquiste más un corazón que la caballerosidad y de verdad, recibir un ramo de flores, por el simple gusto de recibirlos, es una alegría que no se compara con nada, excepto con recibir una caja de chocolates de un galán, oh dios, no hay nada mejor en el mundo, que recibir unos chocolates, por el simple gusto de tener un detalle contigo.

05

Conquistar un corazón con chocolates

De verdad hombres, si quieren conquistar el afecto de una chica, suena a cliché, pero funciona, y llegar con una docena de rosas rosas, una caja de chocolates, es el camino directo al corazón de una chica.

Ese es el consejo #1 para conquistar a una chica, los detalles, la caballerosidad y unas flores, además de unos buenos chocolates.

Y el día de hoy me acabo de topar con la caja de chocolates que ha conquistado mi corazón, ese es otro consejo, si alguien se pregunta cómo conquistarme, como llegar directo a mi corazón, el pase directo es comprarme una caja de chocolates de Paulina Abascal de su línea Dulces Besos, que de verdad, esta mujer es muy sabia y cada que la escuchaba decir en sus programas de cocina, que se conquista con el estómago, me parecía un cliché, pero solo tuve que tener frente a mi una de sus cajas de chocolates, abrirla y descubrir que la llave para abrir un corazón son esos chocolates.

Como dice Forest, la vida es una caja de bombones, nunca sabes cual te va a tocar, si dulce, amargo o con un sabor que nunca antes, has probado, así es la caja de chocolates de Paulina Abascal, y cada chocolate es sorprendentemente delicioso, es de esos regalos que te hacen quedar muy bien.

Porque digo, si quieres conquistar a una chica con chocolates y llegas con unos M&Ms, unos horribles chocolates Ferrero, pues bueno, seguramente no impresionan, pero si en verdad quieres conquistar un corazón, pues esos son los chocolates que tienes que regalar.

Leave a Reply