Pedir disculpas es un arte, uno que requiere reflexión, humildad y madurez; pero esos requisitos en estos tiempos escasean y ahora las personas piden disculpas muy elocuentes al siguiente tipo:

Discúlpame, pero así soy yo, y si te gusta.

Ya solo les falta agregar a esa épica disculpa: y si no te gusta chingas a tu madre. Que me ha tocado escuchar o leer ese tipo de disculpas, que parecen de todo, menos una sincera disculpa nacida de la reflexión y el entendimiento de que hicieron mal; más es la molestia que les ocasiona mi indiferencia y distancia, que tratar de analizar qué fue lo que la ocasiono.

Extraño, pero ahora las personas no se detienen a pensar que fue lo que hicieron para afectarte, ahora todo se centra, en cómo les afecta a ellos la afectación del problema, es decir tú. Eso me parece una locura, que la persona que tiene que disculparse no sé disculpa porque en verdad quiera hacerlo, sino porque le afecta o le parece inconveniente tu ausencia. Es que eso me parece ilógico, no es una disculpa por una reflexión, es una disculpa egoísta para que las cosas sigan como siempre.

Así se la gastan todos en la actualidad y esos patéticos remedos de disculpa “discúlpame así soy” se ven por todos lados y ahora ya no son exclusivas formas de disculparse de las personas arrogantes o sin tacto; lamentablemente ya casi todos y todas hacen el mismo tipo de disculpas. Pero eso está mal. Esa no es una disculpa, no es una justificación, eso no es nada y menos va a servir para limar las asperezas de un problema y que las cosas regresen al estado original.

De hecho, las personas evolucionan y se adaptan a las personas y a su forma de ser; si bien no es disculpa “asi soy yo y te aguantas”, ciertamente si te acostumbras y sabes que esperar de las personas, bueno, de esas personas que se disculpan muy frecuentemente y en formatos de disculpas vacías.

¿Cómo pedir una disculpa?, bueno, según hasta dónde yo sabía, una disculpa se pide o se hace, no porque te cause inconvenientes estar alejado de esa persona, una disculpa se pide, porque entiendes lo que hiciste y has llegado al punto de conocimiento donde entiendes que lastimaste a otras persona.

Así se hace o más bien nace una disculpa, y no: Discúlpame, pero así soy yo, y si te gusta.
Esa no es una disculpa, en palabras llanas y simples eso es una mamada, en un sentido metafórico, obvio literal no.

Cada que alguien me pide una disculpa así, de mala gana y más con la intención de que yo regrese a un estado amistoso, más me molesto y más innecesaria encuentro esa relación amistosa.
Digo, si una persona es incapaz de disculparse con el corazón, con humildad y como se debe, que me puedo esperar de otras cosas.

A esas personas siempre me gustaría recordarles, me necesitas más tu a mí, que yo a ti, pero termino diciendo simplemente Ok, supongo que las mujeres y yo específicamente somos pasivo agresivo; eso y últimamente no veo necesario dar explicaciones extras a esas personas que son incapaces de disculparse como se debe.

Cómo pedir una disculpa
La acción y proceso de pedir una disculpa es todo un arte, uno que requiere valor y poner el corazón antes que la cabeza; porque esa es la única manera para desarmar la razón combatiente de una persona molesta.

Cómo pedir una disculpa

Si vas a decir, perdón así soy yo y si te gusta, mejor ni digas nada.

Pedir perdón, pedir una disculpa es un proceso en el que:

1. Abres el corazón y dejas las tonterías
2. Te disculpas de manera honesta por haber herido, lastimado los sentimientos de otra persona, e incluso por algo que la molesto
3. Eres humilde

Pero si vas a decir, ya perdóname y se cómo siempre; pues mejor como que te vas buscando un nuevo amigo al que si le agraden tus malas ondas y ojetadas, pero sobre todo que entienda que así eres tú.

Lo más importante de una disculpa sincera, honesta y efectiva es entender que fue lo que hiciste en primer lugar para agredir, molestar o lastimar a la otra persona.
Eso es lo más importante, saber qué fue lo que hiciste y en base a ello hacer una reflexión y sentirte mal por ello. Y no es que ese sentimiento de culpabilidad sea algo que la otra persona quiere que experimentes por venganza, no; entender y experimentar ese sentimiento de culpa crea empatía y al saber que lastimaste a otra persona y el porqué, es la única manera para experimentar un verdadero arrepentimiento, ese que es digno de para recibir esa disculpa solicitada, porque es el arrepentimiento lo único que amerita una disculpa.

Es más ni siquiera se necesita pedir disculpas, cuando sabes que fue lo que hiciste y como hiciste sentir a la otra persona, experimentar eso, es la única forma en la que dos personas puedan superar un conflicto.

Entender, reflexionar y sentirse mal por lo hecho, porqué sabes lo que hiciste, esa es una disculpa en su sentido más noble; pero en la actualidad muchas personas son incapaces de pasar por ese proceso.

Pedir una disculpa sin pasar por ese proceso, es igual de indignante que el motivo original por el cual se suscitó el conflicto, para disculpas vacías creo que ya estamos cansados en la actualidad.

Cómo pedir una disculpa es entender que se hizo mal y sentirse mal por ello.

Otras notas relacionadas

CONFLICTOS EMOCIONALES
CÓMO SE GANA UNA DISCUSIÓN
GUÍA PARA SALIRTE CON LA TUYA
SEGUNDA OPORTUNIDAD, ¿DARLAS O NEGARLAS?

Leave a Reply