Cambiarte de ciudad solo por amor

0

Ah, por amor podríamos hacer posibles miles de situaciones imposibles, y ese gran repertorio va, desde cosas locas del tipo suicidas (espero exagerar con esto), hasta cosas en acción más significativas, profundas y que trascienden, no solo a la persona amada, sino que lo hace con todos los que toca en el proceso.
Ahora, tal vez suene romántico y cursi esto que digo, pero me gusta creer que hay amores de ese tipo, que surgen en personas extraordinarias que con su energía tocan a todos y esas cosas locas que se hacen por amor, cambian la trayectoria con la que gira el mundo, o eso me gusta creer, y la idea de que el amor, el amor que se siente por alguien, puede ser tan grande que transforma a todos los que están cerca, me parece que es la ilusión que nos mantiene vivos, (espero que sea más que una ilusión).

Supongo que por amor hacemos muchas cosas, y nos ponemos en marcha, en acción y hacemos locuras sin pensarlo, y en ese momento, no son locuras, y es la única cosa viable y posible que se puede hacer, seguir el corazón a dónde sea que sea, que nos lleve.

Por amor podemos hacer literatura que se convierte en grandes obras que trascienden tiempo y espacio, por amor podemos hacer música que conquiste a todos los corazones, por amor se pueden pintar los más hermosos cuadros, por amor se pueden hacer muchas otras cosas, así que cambiar tu dirección postal solo por amor, no parece tanta locura.

De hecho, conozco una historia trasnacional, de amor, del tipo épica, en la que un francés se enamora de una mexicana, y por ese gran amor, él dejo Francia para vivir en la CDMX, y parece ser bastante feliz, así que, no es tan loca esta idea de dejarlo todo por amor, tu trabajo, tu vida, tus conocidos, para hacer una nueva vida y estar con esa persona que tanto quieres, ¿o sí?

Bien, de nuevo soy testigo de ese tipo de amor, que, con solo verlo y estar ante su presencia, deberíamos detenernos a contemplarlo; de esos grandes amores que nos quitan el aliento, y no solo a sus protagonistas, sino a todos, porque amores así de grandes, locos y espontáneos, ya no existen y ahora es la razón, la cordura y hasta el sentido común, que frena esos actos locos y magníficos de amor.

Después de todo, ¿Quién dejaría todo para empezar de cero?, bueno, no de cero, y si con mucho amor, ¿Quién lo haría?

Parece una locura, y, de hecho, cuando consultas a tus amigos, familiares, colegas y a quien sea, si es buena idea, dejarlo todo, para probar suerte en un lugar, y no por una corazonada, sino por amor, la gran mayoría dice o diría que es una locura.

Pero si lo pensamos, cuando hay parejas serias y estables, eso se hace, y cuando uno de los dos recibe un mejor trabajo o tiene que reubicarse, se van juntos sin pensarlo; ¿qué diferencia existe entre estas relaciones y las personas que apenas comienzan a enamorarse?, ¿Cuál es la diferencia?

Bien esta decisión de reubicarse solo por amor, es una decisión bien propia y personal, que la persona que lo está viviendo hará, con razones o sin ellas, pensándolo mucho o sin pensarlo. Creo que no está mal, después de todo, no hacerlo, será eso que siempre agobie el corazón de la persona que dejo pasar o no esa oportunidad.

Creo que no está mal, si amas a alguien y quieres darte una oportunidad, puedes hacerlo, solo hazte estas preguntas:

  • ¿Te duele dejar atrás algo?
  • ¿Vas a reclamar por los sacrificios hechos?
  • ¿Te estas arrepintiéndote antes de irte?
  • ¿Piensa que pierdes más de lo que ganas?
  • ¿No estás del todo convencido?

Sí respondiste que si a una o varias preguntas, tal vez todavía no estés listo/a para esta decisión, ya que seguir a alguien por amor a otra parte del mundo, debería ser algo natural, algo orgánico que no te cause conflictos, ni estrés, sino felicidad y emoción, para estar con esa persona en una nueva aventura.

Leave a Reply