Cambiando de prioridades

2

Es curioso como la vida te replantea cambios siempre y te pone nuevos retos, de tal manera que tienes que reajustar tu plan una y otra vez. De verdad la vida está en constante movimiento, como si fuera un organismo más, es eso o las personas definitivamente cambiamos y cada día, no, es más, cada minuto que transcurre nos cambia de maneras insospechables, digo, es una más de mis locas teorías; pero estoy convencida de que eso sucede, ¿no me crees?, solo echa un vistazo al pasado, a tu pasado para descubrir que cada etapa de tu vida ha sido diferente y en cada momento las prioridades que creías de vida o muerte cambian y se transforman.

No sé, tal vez algo que hoy consideres de vital importancia, tal vez mañana te de igual y algo que creías que ni te importaba o era intrascendente en tu vida cobra un nuevo giro que te mantiene vivo y con un propósito en esta vida.

Cambiando de prioridades

Siempre he creído que los propósitos, las metas y los objetivos nos mantienen en marcha, pero no solo nos dan movimiento, nos dan felicidad, nos dan un motivo, nos dan una alegría; sin ellos simplemente seríamos personas aplastadas en nuestro sillón viendo todo el día la televisión, amargándonos, llorando y pensando que nuestra vida es intrascendente, es más hasta te amargas o te deprimes culpando a las injusticias cósmicas de tu cruel destino. Sin embargo en el momento que te das cuenta que tu vida tiene un propósito, que sirve para algo, que ayudas al mundo o a una microesfera de conocidos cercanos, descubres que tienes algo por que vivir, algo que te mantiene alegre.

Pero que tienen que ver los objetivos con las prioridades, mmmmm, simple, antes tus prioridades podían ser tener amigos, ver la televisión, pero un buen día cambian y se convierten en otras como aprender un idioma, terminar un rompecabezas o saltar del bungie, gracias a las prioridades es que armamos nuestros planes de vida.

Ahora me resulta asombroso como han cambiado mis prioridades de una manera radical, hace 5 años no podía si quiera pensar en no ir al gym de lunes a domingo, jajajajajajaja, lo sé tenía la prioridad más trivial y estúpida del mundo, una actividad que importaba y pesaba mucho más allá que el trabajo, la familia y los amigos, digo ahora me doy cuenta de lo estúpida que era esa prioridad, pero lo puedo pensar así porque mis prioridades han cambiado tanto, ahora esta lista está encabezada por el sueño de vida, mi familia, mi trabajo, mis amigos y al último el gimnasio. La vida cambia, no es estática, pero creo yo que es un exacto equilibrio de muchas cosas que te hacen feliz, creo que por fin estoy encontrando mi camino, laboral, familiar y romántico, creo que por fin las cosas están saliéndome bien, tanto que es tiempo de reajustar mis prioridades.

2 COMMENTS

Leave a Reply