Vivimos al máximo la cultura de presumir o en un mejor caso, competir quien es mejor en lo que sea, todo se trata de quien tiene más

Se acaba de estrenar la nueva serie de Matthew Perry “Go On”, ok, no les voy a dar la reseña de la serie, no, este post no es sobre Go On; pero en el piloto de esta comedia se maneja una temática muy interesante. Por cierto, les recomiendo ver Go On. Y es que la escena de la que les estoy hablando tiene todo que ver con el tema competitivo, Matthew Perry, en su personaje tiene que ir a terapia para superar las perdidas, y en esta terapia llena de gente rara todos estaban platicando sus abrumadores problemas, cuando alguien empezó a comparar o medir sus problemas por encima de los demás, obviamente alguien inmediatamente dijo que eso no era lo correcto, pero como todavía no llegaba la terapeuta la cual estaba retrasada, Perry dijo y sin nadie que lo interrumpiera “todo se trata de competir, esa es nuestra naturaleza” y empezó una competencia de cual problema era el mejor, y con un tablón de scords, todos se iban eliminando hasta coronarse el ganador por el PEOR PROBLEMA.
¡Esa es nuestra naturaleza: competir!, obviamente esta resumida en forma de sitcom gringa, pero esa es en esencia nuestra naturaleza. Competir, presumir, todo se resume a lo mismo, demostrarle a un tercero que en lo que sea somos mejores.

A veces resulta gracioso como intentamos desesperadamente despojarnos de aquellas cualidades que nos hacen tan negativos o humanos, pero sin esas cualidades que serían de los progresos, de los logros y los triunfos. Si nadie anhelara tanto y con tantas fuerzas ser el mejor ¿en dónde estaríamos?

Se dice que nuestras cualidades nos hacen como persona, pero nuestros defectos nos definen como seres humanos.

¿Poseer espíritu competitivo esta mal?, cómo todo en esta vida, los extremos son malos y ser tremendamente competitivo podrá hacer que llegues al cielo, pero nunca será suficiente, y sin ese mismo espíritu no pasaríamos del piso nunca en la vida.

Ahora todo se resume a quien tiene más 

Ser competitivo y ser presumido, ¿será diferente?, sí y mucho pero estas inclinaciones humanas van de la mano, son casi hermanas, además siendo justos nuestra estructura social esta diseñada para eso. Nuestro estatus y reconocimiento social se resume a ello, la aceptación depende de nuestros logros y posesiones. Algo así como en el mundo animal.

¿Alguna vez han visto Animal Planet? Oh que tonta, por supuesto que si, pues bueno entonces sabrán que en el mundo salvaje el animal que demuestre mayor fuerza, destreza es el que se aparea con la mejor hembra, pues en nuestra sociedad es el mismo fin, de alguna bizarra forma todo se trata de sexo, ah no perdón, se trata de sobrevivir y perpetuar la especie, con la mejor genética, tanta razón tenía Darwin, pero a su teoría le falto un poco de sicología social de Erich Fromm.

Un buen medidor de las capacidades de los machos humanos, son sus cosas o sus logros, lo único malo es que en el genero femenino de esta especie, todo gira alrededor de la apariencia, pero afortunadamente también hay especímenes de este genero que demuestran al máximo la actitud de competitividad intelectual.

Pero estoy desvariando, el espíritu competitivo existe por algo el chiste esta en equilibrar la presunción con la humildad. No todo se trata de decir tengo más que tú, aunque si nadie aseverará ser mejor que tú en lo que sea, qué es lo que te impulsaría para demostrarle al mundo que se equivoca.

Creo que no se trata de presumir o estancarse en eso, se trata de querer tocar el cielo y nunca parar.

Leave a Reply