SHARE

Y tengo confesar que esa fotografía de una mujer desnuda en mi celular me consterno y mucho.

Ok, esto ya me asusto, jajajajajaja y no porque me de miedo una mujer desnuda sino porque eso implica que alguien estuvo jugando con mi cel; eso es lo preocupante, lo que se haya hecho con mi celular sin mí autorización, las fotos que hayan tomado, si se hicieron llamadas de larga distancia, o sea, quien carajos tenía mi blackberry y lo más preocupante, dónde carajos estuvo mi blackberry, ¿dónde?, maldita sea, ¿todavía será seguro ponérmelo en la cara?

Pero dejemos de suponer y mejor pensemos, donde deje mi blackberry por última vez, a quien se la preste, digo todo el día a estado en frente de mí, no he salido de la oficina entonces como es posible que esa imagen haya llegado allí, en serio, ¿Quién tomo esa pic?

Y saben cuál fue la primera reacción, pues obvio me asuste, digo, solo una persona pervertida pudo haberse congratulado de encontrar de la nada y como por arte de magia esa foto, jajajajajajajaja, los demás nos asustamos; principalmente porque no sabes quien anda jugando con tu celular y tomando fotos a personas desnudas, además es desconcertante.

Lo más gracioso de esta anécdota es que es verídica y a mí me paso pero hoy no, sino hace dos años, jajajajajajajajaja, una idea guardada hace mucho para contárselas algún día que resulto ser hoy. Lo más gracioso es que tarde en reaccionar mucho frente esa imagen, que es una foto de un cuadro al óleo de una chica desnuda, que seguramente le hice zoom para apreciar el detalle de la técnica, una foto que tome cuando realizaba una entrevista en el estudio de Mauricio Castillo hace tanto tiempo, y en el momento en el que tome el celular y le di click en desbloquear y apareció esa imagen me frikee, jajajajajajajajaja, mi yo del pasado no saco la galería de imágenes y de entrada si me impacto ver ese tipo de contenidos en mi celular.

2 COMMENTS

Leave a Reply