Restaurante Almara comida de clase mundial en el corazón de la Ciudad de México

0

¿Qué esperas para ir a conocer este restaurante?
Hoy te daré varias razones para disfrutar del rico menú fusión de comida mediterránea que se ofrece en Almara.

Estoy a punto de revelarte un gran y rico secreto, y es el Restaurante Almara, una joya de la Ciudad de México; un lugar que se encuentra bien escondido en la colonia Juarez, un lugar con alma, un lugar con comida tan rica, que de solo recordarla me emociono y comienzo a babear, porque cada platillo que sirven en este bello, elegante y acogedor lugar, es una probadita de cielo.

Pero, ¿qué es lo que hace tan rica la comida de este lugar?, bueno, la respuesta no es tan simple, y es una gran combinación de muchas cosas, pero creo que lo principal es que en Almara se hace honor a cada ingrediente, se hace honor a los sabores, se hace honor a las recetas, se hace honor a la técnica, bien, creo que entendiste mi punto, y en pocas palabras, cada sabor que pruebas este diseñado y pensado para ofrecerte una experiencia en boca que no se compara con nada.

No exagero, y muchos de los platillos que probé en el Restaurante Almara, han sido los mejores que haya probado no en mucho tiempo, sino en la vida, y es que este lugar, de verdad tiene alma, y en su cocina hay fuego, hay pasión que se traduce en comida que te sorprenderá.
Y lo mejor, es que la propuesta gastronómica de este lugar es tradicional, y en este sentido, déjame decirte que lo tradicional NO ES ABURRIDO, y la comida que aquí se sirve te regresa a los sabores del pasado, esos ricos sabores que se estaban perdiendo, hoy regresan con brillo, hoy regresan con gloria, para hacer que chicos y grandes disfruten del buen comer.

En verdad, sigo muy emocionada por la gran comida que disfrute en este restaurante, y lo dice alguien que vive para comer, y no come para vivir, lo dice alguien que ama con pasión la comida y disfruta de cada bocado.

Ya tenía mucho tiempo que no me sorprendía ningún restaurante, y todo era más de lo mismo, hasta que me encontré con Almara, que sirve un lechoncito, un risotto, una crema de elote, oh, es difícil enumerar las muchas delicias que comí en este rincón del cielo, que bajo la batuta y guía del gran y prestigioso Chef Guy Santoro, lleva a buen puerto la comida de mar, la comida de tierra, y los postres que aquí se sirven.

De verdad, hacía mucho tiempo no me sentía tan emocionada por la comida de un restaurante, y Almara logra hacerlo.

Así que, si quieres comer rico, quieres que te sorprendan los sabores y probar comida con alma, la opción es el Restaurante Almara, que además de ofrecer su carta para los comensales ansiosos del buen comer, también ofrece sus servicios para fiestas y eventos privados.

Solo tienes que ir a Varsovia esquina Hamburgo en la colonia Juarez, para deleitarte con esta sorprendente comida.

Chef Guy Santoro
Chef Guy Santoro

Las recomendaciones del Chef Guy Santoro son estas:

  • Ensalada de hortalizas y flores con vinagreta de cilantro y camarones crujientes
  • Ensalada de betabel con salmón marinado al hinojo y aderezo de queso de cabra
  • Sopa de cebolla gratinada
  • Crema de elote con pan de maíz, huitlacoche, elote y chile poblano
  • Risotto cremoso de hongos, champiñón, portobello, seta y aceite de trufa
  • Salmón con costra a las finas hierbas y endivias confitadas a la naranja
  • Filete de huachinango, caponata de legumbres y jugo de aceite de oliva extra virgen con especias
  • Lechón lechal crujiente confitado con frutos secos, pera al vino tinto, camote y apio confitado
  • Pechuga de pato rostizada con mole de ceniza y arroz a la mexicana
  • Panna cotta de coco, compota de piña, sorbete de mango y merengue de coco
  • Souffle caliente de Grand Marnier
  • Domo de chocolate

Y debo decirte, que probé cada una de estas recomendaciones, en un orden progresivo que me llevo a la gloria gastronómica, en un paseo culinario que nunca antes había vivido, ni en muchos años de buen comer en diferentes restaurantes de la ciudad y del mundo.

La experiencia de sabores que viví en el Restaurante Almara es algo, que nunca antes había vivido o probado y cada sabor, cada bocado, cada mordida, fue como ir al cielo y regresar al plano terrenal.